¡¡¡NO SÓLO FÚTBOL!!!

Jueves, 24 de abril de 2014 por Fútbol con respeto

El abogado Javier Alcaina Sanfélix nos manda esta reflexión y hemos creído oportuno compartirla con vosotros.

El fútbol puede servir para ganar partidos o para GANAR PERSONAS. Si apuestas por pensar en GANAR PERSONAS es muy probable que ganes muchos partidos. Yo hace años que aposté por GANAR PERSONAS.

Las presentaciones de Escuelas de Fútbol pueden tener diferentes finalidades.

Una presentación puede servir para que los asistentes vean cómo sus chavales mimetizan a los jugadores de primera división saludando de uno en uno, lo cual mantiene vivo el sueño de cualquier niño y padre, y eso es postivo.

Pero una presentación también puede servir para concienciar sobre algunas cuestiones que deben recordarse de vez en cuando.

…..:::::…..

¡¡¡ QUÉ NUNCA PARE EL RELOJ DEL FÚTBOL!!!

Hace casi dos años, en una presentación que organicé quería recordar que la práctica del deporte debe ser una constante en la vida de las personas, en la vida de los 130 chavales que componían la escuela de fútbol que se presentaba. Son demasiadas veces las que oyes que un ex-compañero tuyo, del fútbol, del colegio, del instituto, ha caído en el mundo de las drogas. En aquella presentación nos acompañó Iñigo, una persona interna de la cárcel de Picassent que vivió una infancia feliz y cuya vida se rompió por culpa de las drogas. Como nos enseñó, las drogas sólo te llevan a dos destinos, la muerte o la cárcel. En su caso, las drogas le llevaron a delinquir y ha perdido 8 años de su juventud cumpliendo condena por esos delitos impulsados por un cerebro enfermo por culpa de las drogas.

Con la ayuda de su familia, del deporte y del trabajo aprendido gracias a esos educadores que realizan un arduo trabajo en los centros penitenciarios españoles, ha conseguido salir de ese pozo en el que, en plena adolescencia, te pueden llegar a meter las drogas, a tí y a tu familia.

Ojalá todos los asistentes recuerden durante mucho tiempo sus palabras, ojalá se acuerden de él, cuando, al llegar a la adolescencia, sus hijos entren en el peligro de tropezar con esas malas compañías como bien nos describió Iñigo aquella tarde. Ojalá les derivemos siempre hacia el camino del deporte. Ojalá el único ejemplo válido para esos 130 chavales sean los de esas personas que acompañaron a Iñigo en la presentación. Aquella tarde, José Manuel Sempere nos describió cómo el deporte ha formado, forma y formará parte de su vida y cómo el deporte te ayuda a evitar tropezar con esas malas influencias. José Manuel Sempere salió muy pronto de su entorno, Torrellano, donde, como nos describió, empezó jugando en la calle. Como Marchena que también quiso participar en dicha actuación con un vídeo enviado desde La Coruña. La obsesión por mimetizar los movimientos de los jugadores de primera división nos lleva a pensar que el único fútbol válido es el de los campos de fútbol, el de los entrenamientos, el de los partidos oficiales. José Manuel Sempere y Marchena empezaron como lo hacen y lo hacían todos los chicos del mundo, jugando finales de mundiales en sus parques, en sus plazas, en sus calles. Aunque no lo parezca, detrás de un partido de 4 niños jugando en una acera se está jugando la final de un mundial. Ello me recuerda mi infancia en París cuando con 10-11 años, cada domingo vivía los partidos del Valencia CF a 1500 kilómetros de distancia intentando conectar con alguna radio española que tuviera buena recepción. ¡¡Qué suerte tienen hoy los migrantes con internet!! Cada domingo oías el nombre de Sempere, de Arias, de Giner, y ello te llevaba a soñar jugar esos partidos interminables sobre la acera de la Avenue de Trudaine. En esos partidos de la calle, el Valencia ganaba ligas, copas y Copas de Europa a pesar de estar militando en segunda división. Fue donde nació un sueño llamado “FÚTBOL”, un sueño que hoy todavía perdura pero enfocado hacia la educación de esos chicos que semana tras semana juegan en las calles, en los campos de fútbol, en los patios de los colegios. Y todo porque el Fútbol bien entendido es uno de los mejores medios de transporte para lograr la buena educación de nuestra juventud. Porque un fútbol bien entendido te lleva a GANAR PERSONAS. Porque a través de su práctica puedes aprender unos valores que quedarán impregnados en tí para el resto de tu vida.

Han pasado casi dos años desde aquella presentación y esta semana ha habido motivos para recordarla. Dani Benítez, jugador de fútbol, un chico de 26 años, nacido en un barrio como el de cualquiera de esos miles y miles de chicos que semana tras semana sueñan con ser futbolistas, está a punto de ver detenido su reloj del fútbol por culpa de las drogas. El fútbol no lo puede permitir. El fútbol es SOLIDARIDAD, uno de esos VALORES que debiera de enseñarse en las Escuelas de Fútbol, en las ESCUELAS DE VIDA. Y si el fútbol es solidaridad, el FÚTBOL, en mayúsculas, debe ponerse a trabajar para que Dani Benítez salga del pozo de las Drogas, sería la mejor forma posible de salvarle una vida y de que el fútbol sirviera para GANAR PERSONAS!!!